Estudio encuentra posible vínculo entre el cannabis y la complicación de la diabetes tipo 1

Un nuevo estudio publicado en JAMA Internal Medicine ha identificado un posible vínculo entre el cannabis y una afección asociada con la diabetes tipo 1 (T1D).

Esta condición, la cetoacidosis diabética (DKA), es una complicación peligrosa y potencialmente mortal. Los investigadores dicen que el consumo de cannabis aumenta el riesgo de experimentar DKA dos veces en comparación con los no usuarios.

Los hallazgos del estudio son cruciales, especialmente porque muchas personas han escuchado que el cannabis puede ayudar a las personas con diabetes tipo 2. La percepción de que el cannabis es seguro, o incluso útil, para los pacientes con diabetes puede hacer que más personas con Tipo 1 consuman cannabis. Pero hacerlo pone en riesgo su salud, según los investigadores.

El consumo de cannabis en pacientes con diabetes tipo 1 puede causar deshidratación e inflamación cerebral.

Un estudio titulado “Asociación entre el consumo de cannabis y el riesgo de cetoacidosis diabética en adultos con diabetes tipo 1” concluyó que los pacientes con diabetes tipo 1 tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones como deshidratación, inflamación del cerebro, coma e incluso la muerte. Esta complicación es la cetoacidosis, y los investigadores dicen que el consumo de cannabis hace que los pacientes con T1D tengan el doble de probabilidades de experimentarlo que los pacientes que no consumen cannabis.

La cetoacidosis se desarrolla cuando los niveles de azúcar en la sangre permanecen elevados durante demasiado tiempo. El azúcar en la sangre causa altos niveles de ácidos conocidos como cetonas. Los niveles elevados de cetonas son potencialmente mortales si no se tratan rápidamente.

También pueden causar náuseas y vómitos que hacen que la deshidratación, y por lo tanto, los niveles de cetona empeoren. Esto puede provocar dolor abdominal, dificultad para respirar y confusión.

Según indican los médicos, la cetoacidosis es una situación de emergencia y los pacientes que la experimentan deben acudir a la sala de emergencias de inmediato.

El riesgo de cetoacidosis es dos veces más alto en los consumidores de cannabis con diabetes tipo 1 que en aquellos que no consumen cannabis. Pero el estudio también encontró que los consumidores de cannabis tenían niveles más altos de azúcar en la sangre y menos control de la glucosa en la sangre que los no fumadores. Según el estudio, todos los participantes tenían diabetes mal controlada, medida por la presencia de hemoglobina A1c (HbA1c). HbA1c indica niveles promedio de azúcar en la sangre durante 100 días. Las personas con diabetes tipo 1 deben mantener los niveles de HbA1c por debajo del 6,5 por ciento.

Hubo un total de 450 pacientes con T1D en Colorado que participaron en el estudio basado en la encuesta, y el 30 por ciento informó haber consumido cannabis. Pero el 70 por ciento de los participantes que no informaron sobre el consumo de cannabis tenían niveles promedio de HbA1c de 7.6 por ciento. Sin embargo, los consumidores de cannabis tenían niveles aún más altos de A1c, con un 8,4 por ciento. En otras palabras, los consumidores de cannabis estaban controlando su diabetes más pobremente que los no usuarios. Los niveles altos de azúcar en la sangre aumentan el riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, insuficiencia renal, pérdida de la extremidad y muerte.

Se necesita más investigación sobre el cannabis y la diabetes
Es importante tener en cuenta que este estudio solo recopiló datos sobre los niveles de azúcar en la sangre, la cetoacidosis y el consumo de cannabis en pacientes con DM1. El estudio no investigó si o cómo el cannabis podría causar la cetoacidosis directa o indirectamente. De hecho, los científicos no tienen idea de cómo o si el cannabis causa la DKA. Y es por eso que los investigadores están pidiendo más investigación. Simplemente no tenemos mucha información sobre cómo el cannabis afecta a la diabetes.

Sin embargo, estudios previos han identificado vínculos entre el consumo de cannabis y una mejor sensibilidad a la insulina. En otras palabras, el consumo de cannabis aumentó la capacidad del cuerpo para metabolizar el azúcar en la sangre al hacer que la insulina sea más efectiva. Pero los investigadores observaron esos resultados solo en pacientes con diabetes tipo 2. La diabetes tipo 2 se adquiere en la vida y generalmente se asocia con obesidad. El tipo 1, por el contrario, es un trastorno autoinmune que evita que el cuerpo produzca insulina. Ahora, sabemos que el consumo de cannabis afecta a los pacientes con T1D y T2D de manera muy diferente, lo que ocasiona riesgos de salud aumentados y peligrosos en los pacientes con T1D.

Desafortunadamente, el alto porcentaje de pacientes con T1D que informaron haber consumido cannabis puede deberse a la percepción de que el cannabis puede aumentar la eficacia de la insulina. Pero los pacientes con Tipo 1 deben entender que el consumo de cannabis es peligroso y no útil.

The post Estudio encuentra posible vínculo entre el cannabis y la complicación de la diabetes tipo 1 appeared first on High Times.

Read Original

Add Comment